BLOG

5 ideas para arrancar sólida tu idea emprendedora

Las promociones de emprendedores van pasando por delante de nosotros. Una simple mirada a las primeras con las que tuve contacto te hace ver cómo progresan, especialmente si cierras los ojos y comparas el momento inicial en que conociste al emprendedor y su idea, con la realidad actual que están viviendo.

Aunque es cierto que nos falta perspectiva histórica para analizar con objetividad el progreso de cualquier emprendedor, he sacado un tiempo para tratar de entender las características que son comunes en la gran mayoría de las ideas que hoy en día siguen en pie y con visos de crecimiento.

1. Dedicación profesional: la fórmula del emprendedor a tiempo parcial no funciona. “Foco” es un concepto que escuchan los emprendedores hasta la saciedad, pero en mi opinión el primer foco debe ser tu dedicación. Si quieres emprender, tu dedicación al proyecto debe ser total.

2. Creación de un equipo: emprender solo es una opción, desde luego, pero tener un equipo multiplica exponencialmente las oportunidades de crecimiento del proyecto. Aunque todos conocemos el famoso “Get out the building”, hay una tendencia a aislarse y vivir dentro de tu PowerPoint y tu Excel. Un equipo te permite tener una idea más grande, más puntos de vista para pivotar y crecer, abarcar de manera profesional más campos (marketing, finanzas, desarrollo de producto…). Obviamente, la convivencia de varios emprendedores tiene sus riesgos. Por eso, la experiencia nos dice que es mejor pasar un par de malas tardes redactando un pacto de socios y, como dice Alberto Mata, preguntándose una y mil veces “¿Y si…?” porque en esa reflexión anticiparemos futuros problemas.

3. Capacidad de aprender: Muchas veces comento a los emprendedores que al principio, a su idea hay que tenerla cariño, pero no estar enamorada de ella. Es necesario salir a la calle y que tus primeros clientes te comenten su realidad y su percepción de valor (que es la que realmente cuenta). Ser customer centric no puede ser postureo, tiene que ser una actitud. Y escuchar y poner en marcha lo que te están pidiendo sin menospreciar con frases tipo “no lo entienden” o “hemos llegado demasiado pronto” te hacen poco favor. Es común que muchos emprendedores pasen por aceleradoras, incubadoras, coworking, donde las figuras de los mentores tienen importancia. Sus reflexiones y recomendaciones, a veces, pueden ser tomadas como dolorosas, pero están poniendo a prueba tu capacidad de aprender. Si tu idea no cambia un ápice desde que la tuviste, se te deberían encender las luces de alerta. No eres el más listo. Tampoco el cliente o los mentores. Pero, sé listo y aprende de todos. Tu idea te lo agradecerá.

4. Identificación clara del problema: Si tienes vocación de resolver un problema, ya tienes un hilo para tirar de la madeja. Ya puedes empezar a diferenciarte de los demás. No tengas prisa por empezar a desarrollar el producto. Sumérgete bien en el problema, déjalo que se vaya cociendo a fuego lento tu cabeza. Entender bien el problema es la mitad del trabajo para dar una buena solución. En muchas ocasiones, el emprendedor se lanza con un producto tipo “Lo voy a reventar” y luego trata de que el problema encaje con lo que se tiene en la cabeza. Mal. Primero el problema. No se trata de emprender por emprender. Se trata de dar soluciones.

5. Visión comercial sin complejos: uno de los grandes complejos del emprendedor. Tienes localizado el problema, desarrollada la solución y ¿ahora?. El cliente no suele venir a ti. Hay que salir otra vez del edificio. Pero ahora a vender, a mostrar, a seguir mejorando. Pero vender “se hace bola”. Es una de las habilidades más importantes que debe desarrollar un emprendedor. No puede haber ni excusas ni complejos. Alguien del equipo debe hacerse cargo de esta tarea. Si se deja claro desde el principio y se interioriza que hay que vender, mucho mejor. No puede haber periodos de inactividad comercial en una empresa. Es el principio del fin.

Estas cinco aspectos son los que he encontrado como común denominador en los emprendedores con los que he podido trabajar en tres ediciones del proyecto Go2Work de la Escuela de Organización Industrial. Seguro que hay más o que se pueden mejorar. Te animo a que compartas tus reflexiones y lo mejoremos entre todos.

  • Linked In
  • Google