BLOG

Innovar desde el talento: el intraemprendedor

 

 

Lo de ser emprendedor está de moda. Si sigues alguna publicación empresarial, verás que nacen cientos de proyectos cada mes. Ideas no faltan. La clave es que el mercado considere que resuelven algún problema. Entonces ya estamos hablando de otra cosa.

Al menos cuatro de cada cinco nuevas empresas fracasan antes de cumplir su tercer cumpleaños, y solo estamos hablando de supervivencia.

Fernando Zallo. ISADE

 

La incertidumbre, el cliente, el riesgo, la financiación, son conceptos habituales para aquellos que se lanzan a tratar de cambiar el mundo desde su idea y su proyecto. El intraemprendedor tiene un objetivo quizás menos utópico, pero no menos importante: cambiar las dinámicas de su organización hacia posiciones más innovadoras.

IntrapreneursLas empresas viven obsesionadas con la innovación. Departamentos, laboratorios, coworkings, crear o participar startups, aceleradoras corporativas. Modelos más o menos sofisticados que ponen en marcha empresas de cierto tamaño. Sin embargo, estamos de acuerdo en que donde está la verdadera transformación es en las personas. Por tanto, hay otro modelo “más casero” para aflorar la innovación que necesitan: la intraemprenduría.  Sólo hay que confiar en sus trabajadores, dotarles de autonomía, algo de recursos y que la dirección cultive la escucha.

Si nos ponemos en los zapatos del trabajador al que “le dan cancha” para proponer y emprender, su situación es muy interesante: riesgo, cliente, incertidumbre, financiación son problemas que siguen estando en el tablero del juego, pero queda todo mitigado.  Podríamos decir que ese intraemprendedor tiene una red de seguridad importante. La empresa quiere y necesita emprender y el trabajador tiene inquietudes y una visión de futuro que puede poner en marcha, o al menos testear. Malo será no llegar a un acuerdo ¿verdad?

Tenemos clientes y además, seguro que les conocemos bien. Para ellos vamos a innovar. No partimos de cero. El conocimiento histórico de la masa de nuestros clientes es un activo de muchísimo valor para esos nuevos proyectos. ¡Lo que daría cualquier startup por tener bien definidos y validados los perfiles de los clientes!

Si tenemos clientes, es muy probable que sepamos las razones por las que otras personas han decidido no ser clientes nuestros. Es decir, podemos empezar a diseñar el nuevo cliente. ¡Fantástico! Además, la red de seguridad de la empresa ya creada es un aval importante. Otra garantía que ofrecer basada en la historia.

¿Y la incertidumbre? Afortunadamente, parece que también está venida a menos. Si un emprendedor fracasa con su proyecto, para alcanzar el abismo sólo necesita un paso. Una empresa tiene sus alternativas, su presente. Asumo que es fácil pensar que también tiene riesgo de fracaso. ¡Por supuesto que lo tiene! pero quizás, si eres empresa y miras dentro, encontrarás talento que te puede colocar en el futuro y te puede hacer ganar posiciones competitivas.

La puesta en marcha de este tipo de proyectos sabemos que es compleja. Quizás idílica. Pero merece la pena sondear este terreno. Seguro que trae más alegría, futuro e innovación de lo que creemos.

En breve estaremos en un proyecto que tiene mucho de fomentar los intraemprendedores en un sector. Un reto apasionante. Así que ya sabéis…¡seguidnos!

  • Linked In
  • Google

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>