Conoce Emprendedores

La cultura también emprende: La Llave Gestión Cultural

Septiembre 2016. Cuando contactamos con Silvia Gascó, directora de La Llave Gestión Cultural, nos encontramos con una persona entusiasta pero algo sobrepasada por el entorno empresarial. La prometimos “que te cambiaremos la vida”. Quizás un objetivo muy ambicioso.

Cuatro meses después de mucho trabajo en el Coworking de Albacete, el entusiasmo sigue intacto, pero ahora además de emprendedora es empresaria. Juzgad vosotros mismos. Nosotros estamos muy contentos de haber podido sumar nuestro granito cultural emprendedor.


la llave

1. ¿Quiénes sois y qué hacéis en La Llave Gestión Cultural?

Como gestores culturales, nuestra “misión” es conseguir que la cultura tenga cada vez más presencia en la vida cotidiana.

La Llave es una empresa de gestión cultural en la que diseñamos y desarrollamos programas educativos. Con esos programas mejoramos la actitud de la sociedad ante distintos temas relevantes: la cultura, el reciclaje, la prevención de accidentes, la gestión de emociones…

Todos nuestros programas incorporan acciones estrechamente relacionadas con la cultura, la creatividad y la innovación. Además, prestamos especial atención a los intereses de los destinatarios, por ejemplo, sabemos que los temas que interesan a los niños de cuatro años son diferentes de los que interesan a los niños de diez.

2.- ¿Qué os empujó a empezar la aventura de emprender?

Empecé a emprender con apenas 16 años, gestionando mi propia Asociación Cultural. El afán de emprender en cultura es parte de mi naturaleza. Supongo que es eso que llamamos vocación. Durante ocho años compatibilicé mi perfil de gestora cultural con la docencia en el área de Lengua y Literatura. Llegó un momento en el que tuve que elegir y la decisión cayó por su propio peso.

3.- En el mundo de la cultura es complicado ser rentable. ¿Cómo hacéis para generar ingresos?

Todos los ámbitos son complicados. Para mí el mundo de la educación cultural es el más fácil porque es el que mejor conozco. Además, estamos en un momento en el que nuestros clientes saben que la educación es la clave del cambio de actitudes.

Mejorar la actitud de la sociedad ante determinado tema, despertar el interés por la lectura o por cualquier otro ámbito cultural, conseguir que la cultura se valore cada vez más… son objetivos que no tienen precio. Nuestros clientes son en realidad nuestros cómplices en la “misión” de educar.

laberinto-de-los-suenos-concierto-dramatizado4.- ¿Por dónde crees que irá el entorno empresarial cultural en los próximos 5 años?

El ámbito de la cultura, como nos enseña el pensamiento humanista, tiene necesariamente que establecer redes de contacto entre las distintas disciplinas.

Los programas educativos son cada vez más relevantes en las programaciones culturales. Sobre todo desde la perspectiva de la gestión y creación de públicos.

Las colaboraciones público privadas son cada vez más variadas; ya van mucho más allá del patrocinio y mecenazgo.
Por otra parte, empieza a darse mucha importancia a la evaluación de programas: establecer indicadores, analizar datos, sugerir propuestas de mejora…

5.- ¿Qué referencias empresariales existe en la cultura?

Las grandes empresas culturales españolas están especializadas en algún ámbito artístico, como es el caso de Pentación o Focus como productoras de Teatro. Es el caso también de algunas discográficas o editoriales, si bien muchas de ellas han sido absorbidas por grandes grupos internacionales.

El componente humanista, multidisciplinar, digamos, lo aportan algunas grandes fundaciones: Juan March, Telefónica, Daniel y Nina Carasso, Fundación MAPFRE… ; y algunas empresas de gestión cultural, como La Llave.

 

6.- Dinos los tres grandes aprendizajes que te llevas después de estar con nosotros en el proyecto EOI CW Albacete

  1. He aprendido que la creatividad es más eficaz en un marco de racionalidad. He aprendido a utilizar herramientas de gestión de proyectos. Y que mi lado derecho del cerebro, funciona mucho mejor en complicidad con el izquierdo.
  2. He aprendido que el equipo es mucho más que la suma de las partes. He aprendido el verdadero significado de Inteligencia colectiva y su inmenso potencial.
  3. He aprendido la importancia de diseñar procesos. El “qué” sin el “cómo” no nos lleva a ninguna parte. He aprendido a simplificar.

 


Si quieres estar informado, puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>