BLOG

No te pegues con los datos. Son más fuertes que tú

Métricas y datos en la PYME Vamos a seguir hablando de datos y métricas. La tendencia se ha convertido en realidad y no podemos consentir que la PYME se quede fuera o tarde tiempo en adaptarse. A nuestro ritmo, con pocos recursos, pero siempre estando cerca de lo último, de lo útil para la empresa.

Al que le guste estar entre datos y métricas, el tema se le puede ir de las manos. Es fácil. Hay miles de herramientas de las que emanan números a borbotones. Puedes pasar las horas delante de una pantalla disfrutando. Pero puede que estés perdiendo el tiempo. Sí, perdiendo el tiempo. Me recuerda la voracidad de datos de Johnny número 5.  Trabajar con métricas requiere un proceso, que por mínimo que sea, nos evite procrastinar día tras día.

El primer punto es tener un plan. Definir un objetivo claro: ¿qué es lo que quieres que los datos aporten a tu PYME?. Un único objetivo y no caer en la tentación de tener un listado de objetivos que acaben por difuminarse. Disponer de muchos objetivos para trabajar con datos será sinomino de desfocalizarse, justo lo que una PYME no puede permitirse.

Tenemos un objetivo y “futuribles” datos. Ahora bien, ¿qué le voy a preguntar a esos datos?, ¿qué quiero saber y obtener de ellos? Estas dos preguntas nos harán retornar al punto de inicio en el caso de que nos perdamos en el mundo de la métrica. Volveremos a la esencia.

Llevémoslo a un caso práctico. Como PYME puedo tener el objetivo de captar nuevos clientes. Objetivo sencillo, pero ambicioso y suficientemente estratégico como para tener autonomía. Hay miles de datos en los que fijarnos, pero me interesa saber cuál es el perfil tipo de esos nuevos usuarios, a través de qué canales es más fácil acceder a ellos, qué intereses tienen y dónde se ubican geográficamente. Con este prototipado de mi nuevo cliente, podré segmentar mucho mejor mis campañas y los productos y servicios que ofrezco.

Pasemos a la parte más técnica: la captura de los datos. Es el momento de identificar cuáles son las fuentes que me proporcionarán la mejor calidad en los datos. No existe para eso una fórmula mágica, sino que habrá que probar muchas herramientas hasta ir dando con la que nos proporciona esa información que buscamos para nuestro objetivo único.

En nuestro caso práctico PYME para resolver las preguntas que nos planteábamos arriba podríamos ir sin problema a Google Analytics donde existen datos suficientes para resolver las preguntas a responder. No obstante, esos datos para poder tratarlos y gestionarlos, los llevaríamos a un simple hoja de cálculo. Es allí donde hay que hacer de cirujano de los datos, y trabajar con ellos para obtener información.

Plan de Métricas en la PYME

Plan de Métricas en la PYME

Con las preguntas planteadas para buscar respuestas y las fuentes de datos localizadas, tenemos que rematar la faena. Todo este trabajo llega a su fin: analizar los datos para tomar decisiones. Si no, ¿para que sirve todo esto? ¡Correcto! ¡Para nada!

Para que ese análisis sea válido es importante que los datos estén lustrosos. Es decir, estén ordenados y sean de calidad. Esa hoja de cálculo que hemos creado tenemos que ir mejorándola, puliéndola y no dejando que se convierta en un monstruo de números y gráficos inmanejable e inútil. La clave son dos conceptos: de calidad y ordenados.

Lo tenemos casi a punto. Solo falta tejer una historia. Ese tablero de mando que hemos construído para dar respuesta a preguntas nos tiene que contar una historia. Es un buen ejercicio: ¿puedes contar una historia de 60 segundos con las conclusiones que sacas del análisis de los datos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>